PDF

Ver la portada de hoy

La vida en un hilo / A vida nun fío

Ramón Rozas

Votacion: 
No hay votos

Walt Whitman

Hojas de Whitman

WALT WHITMAN. El fundador de la poesía norteamericana, el autor que independizó a los Estados Unidos de la poesía romántica que desde Europa se diseminaba por todo el mundo. Él mandó parar y observó una nueva realidad, la de un país que nacía, que emergía desde un vacío en el que se precisaba articular un relato, y si Melville, Hawthorne, Poe o Twain estaban para novelarlo, él y sus 'Hojas de hierba', junto a otra gigante, Emily Dickinson, lo estaban para rimarlo. Para hacer poesía desde un yo que se descubría frente a la colectividad, desde un yo con deseos de vivir, de gozar la existencia de la manera más plena posible, sin cortafuegos, con total libertad.

Hace unos meses el mundo literario se sobresaltó con una noticia en la que se hablaba del descubrimiento de una novela de Walt Whitman a cargo de un estudiante que, tirando de uno de esos impredecibles hilos que toda investigación deja, llegó hasta una publicación en prensa en diferentes capítulos y que ahora, reunidos, configuran la novela 'Vida y aventuras de Jack Engle'. La primera de la que se tiene conocimiento del inmenso poeta, hecho que le concede la máxima importancia posible al hallazgo, pero es que su lectura sube otro escalón de emoción con lo que en ella hay escrito, en una redacción que, por las fechas de publicación de sus obras, debió de ser simultánea a 'Hojas de hierba', con lo cual se pueden vislumbrar algunos de los senderos a transitar en su poesía.


Una poesía que, lejos de cantarle a las flores del campo o al paso de las nubes, hacía del hombre paisaje


Un proceso milagroso, que va desde su descubrimiento, 165 años después de su publicación en el semanario Sunday Dispatch de Nueva York, hasta lo que se aventura de su enérgica poesía y con una inesperada derivada en Galicia al ser ésta la tierra en la que se ha editado la novela en castellano. El olfato y el interés de la coruñesa Ediciones del Viento, de la mano de su editor Eduardo Riestra, ha sido quien se ha movido de manera veloz para hacer que ese libro cruce el Atlántico y ponga la atención de la literatura en castellano en ese modesto pero valeroso sello editorial que lleva ya varios años dejando patente su buen tino a la hora de publicar.

Transitar por estos capítulos nos aproximan, en primer lugar, a las novelas por entregas, algo muy típico del siglo XIX, folletines que enganchaban a los lectores al consumo de prensa a través de un relato publicado durante varias semanas. Y si bien es cierto que hay ingredientes de ese género, con asesinato incluido, Walt Whitman, por elevación, llega a todo aquello que le interesa en estos momentos mostrar, como es el nacimiento de una urbe como Nueva York, la vida de una especie de pícaro dickensiano y su lucha por sobrevivir, así como por hacer de la vida aprendizaje dentro de un despacho de abogados, y junto a temas que nos vinculan directamente con su poesía: la condición humana, lo efímero de la vida, el amor heterosexual y homosexual... precisamente las cargas que detonaron la poesía del momento y que le convirtieron en un proscrito por parte de una sociedad timorata, escandalizada por una poesía que, lejos de cantarle a las flores o al paso de las nubes, hacía del ser humano paisaje que explorar: "Yo había recibido también la identidad por medio de mi cuerpo,/Lo que yo era, sabía que lo era por mi cuerpo,/y lo que habría de ser sabía que lo sería por mi cuerpo". Y a partir de ahí el resto, es decir, la realidad más próxima y después el mundo capaz de contenerse en un poema.

Eduardo Riestra completa la edición de 'Vida y aventuras de Jack Engle' con la traducción de Miguel Temprano y el indispensable prólogo de Manuel Vilas, poeta también de tronío que en enero ha publicado 'América', un libro que antecede el triunfo de Donald Trump a base de mirar con los ojos de la poesía a una sociedad que, justamente nace en los tiempos de Whitman, y cuya importancia, tanto en lo poético como en la configuración de un nuevo universo, se plasma en la visita que Manuel Vilas realiza al cementerio en el que yace el poeta. Una visita que parangona ambos libros gracias a un capítulo, el XIX, en el que Whitman recorre las lápidas de un cementerio.

Y es que Whitman y los cementerios son casi un género en sí mismo. La muerte como madre: "Ven, muerte hermosa y consoladora,/Ondula alrededor del mundo,llega serena, llega/De día, de noche, para todos,/Tarde o temprano, muerte delicada", escribe en 'Hojas de hierba', pero que en ese mencionado capítulo XIX se convierte en prosa y, como en ninguna otra parte de la novela, anuncia la llegada alborozada de su poesía: "La hierba larga y lacia me rozaba la cara. Sobre mí se alzaba el verdor, con toques marrones, de los árboles que se nutrían de la decadencia de los cuerpos humanos".

Comentarios

fotoLos comentarios enviados fuera del horario de moderación, serán aprobados al día siguiente.

Serán borrados los comentarios que contengan insultos y/o contenidos inadecuados. Para cualquier duda, consulta la guía de comentarios.

imagen de usuario
viernes 14 de abril de 2017, 13:56
4

Самые лучшие рецепты здесь <a href=http://cakeblog.su/>cakeblog.su/</a>