Que parezca un accidente

Manuel de Lorenzo

Los remedios de la abuela

UNA AMIGA me comentaba no hace mucho que, durante la noche, cuando su hijo tiene tos, coloca en su habitación una cebolla abierta por la mitad y el problema desaparece. Me lo explicaba como se explican las cosas inexplicables. Apelando a lo extraordinario. Insinuando posibles magias antiguas[...]

¡Ojo, spoiler!

A VECES UNA historia es su final. Su última escena. Todo lo anterior se transforma de repente en un pretexto más o menos hábil para llegar a ella. Una vez alcanzado el desenlace, la narración toca tierra, se asienta y se construye de nuevo hacia atrás, convirtiéndose en otra sutilmente distinta en la que las piezas encajan igual[...]

De rodríguez

ME HICE mayor un fin de semana a mediados de los años 90, cuando mis padres y mi hermano se marcharon un viernes al pueblo y no regresaron hasta el domingo por la noche. En un giro imprevisto de los acontecimientos, por primera vez en mi vida no tenía que rendirle cuentas a nadie. No sólo se me estaba concediendo la casa durante dos días[...]