PDF

Ver la portada de hoy

de actualidad
Neymar Jr. Neymar
 
Votacion: 
No hay votos
Deporte Local Lugo 0

"O cupo de troitas quedou no río"

Los pescadores lamentan el flojo comienzo de la temporada, marcada por la escasez de capturas salvo en contadas excepciones ► El bajo caudal de los cauces perjudicó a los numerosos aficionados que llenaron cotos y tramos libres

Uno de los pecadores, en el primer día de la temporada. XESÚS PONTE

Uno de los pecadores, en el primer día de la temporada. XESÚS PONTE

"O cupo quedou no río". Esta irónica expresión de un cañista en el coto de Ombreiro define el flojo comienzo de la temporada de pesca fluvial. La tónica fue similar en otros cauces. "Una, dos, una, cero", comentó el pontenovés Javier Méndez. No hablaba en código, sino que hacía el balance matinal de las capturas propias y de otros compañeros en el río Eo, a su paso por Ribeira de Piquín, donde se registró mejor pesca a primera hora. Hubo excepciones de la regla, como la de Fernando Díaz, que se retiró para comer con siete truchas en la cesta en Ombreiro. Dos pescadores palentinos eran la envidia de otros compañeros de pesca en el Miño, a su paso por O Corgo, con media docena de piezas cada uno. 

Fueron algo mejores las capturas en algunos ríos de Montaña, aunque el agua bajaba fría. Enrique Fulgencio cogió ocho piezas en el río Lamas, de A Fonsagrada, al igual que su compañero de faenan. No fue, sin embargo, una jornada fácil. "O río estaba fácil de vadear, pero a agua estaba fría e as troitas permanecían quietas no fondo, Tiñas que traelas coa cucharilla pegada ás pedras. Nunha xornada normal cubriríamos o cupo de dez que ten o Lamas". Recorrieron más de once kilómetros de río para lograr su recompensa y se vieron obligados a devolver al río una docena que no daban la talla. "Algunhas parecían sardiñas", manifiesta Enrique Fulgencio. Los pescadores que usaron el cebo de lombriz no tuvieron tanta suerte en esa zona, con una o dos piezas de media, aunque alguno llegó a las seis. 

Enrique Fulgencio, Río Lamas, en A Fonsagrada: "Collín oito troitas como o meu compañeiro, pero soltamos unhas dez porque non daban a talla" 

Javier Méndez, Río Eo, en Ribeira de Piquín: "Pescamos pouco, unha ou dúas por pescador. Máis ou menos como sucedeu noutros lugares"

El caudal de los ríos es bajo, algo que no ayuda a las capturas. Esa era la queja principal de los aficionados. "Non se dan as circunstancias para unha boa xornada de pesca, con independencia de que as capturas baixasen nos últimos anos", subrayó el lucense Fidel Castaño mientras echaba unos lances sin suerte en Ombreiro. 

DECEPCIÓN. Iván López, José Luis Rodríguez, conocido como O Rubio, y Juan Bautista López cerraron la mañana en Ombreiro con una o dos piezas. Otro par de ejemplares capturó Miguel Veiga. Los deportistas tampoco estaban satisfechos con el tamaño de las piezas, aunque José Luis sí logró una de buen tamaño. 

Jesús Rebollo Taboada apuntó que el tramo libre del Miño "está moi pisado" en Ombreiro y O Piago. Pese a ello, no cree que el problema sea el furtivismo, sino la conjunción de factores como la falta de lluvia, la escasez de repoblaciones con alevines "e o incremento da cormoráns, visóns e nutrias". Fue uno de sus peores días en 40 años de pescador. 

Un caso curioso fue el de Guillermo Rodríguez en el río Narla, en Friol. En el momento que capturó una trucha oyó un ruido y vio como una nutria "levaba un exemplar máis grande". 

Fernando Díaz, Coto de Ombreiro: "Pesquei seis troitas pola mañá, unha de bo tamaño, pero estaban bravas, non se deixaban enganar" 

Guillermo Rodríguez, Río Narla, en Friol: "Cando me estaba picando unha troita, oín un ruído e vin unha nutria que levaba un exemplar máis grande"

Lo importante era "quitarse o gusaniño de pescar. Xa tiña gañas de voltar ao río", afirmó Gerardo Gómez Gómez, de Os Troiteiros de Ombreiro, que tampoco tuvo suerte. No fue el caso de Fernando Díaz, que a mediodía sumaba siete capturas, a la espera de completar por la tarde el cupo, que es de ocho en Ombreiro. Pese a ello, Díaz matizó que "as troitas estaban bravas, non se deixaban enganar. Hai que meterse no río, xa que nas ribeiras hai moita herba e resulta difícil traelas". La primera no picó hasta las 9.00, "cando levantou a néboa e comezou a verse o sol". 

Tampoco fue una jornada de suerte en los ríos Cabe y Lor, con poco caudal y aguas frías. "La niebla impidió las capturas en el Cabe hasta bien entrada la mañana", precisó el monfortino Javier Quitana. En el río Ulla, a su paso por Monterroso, sacaron mejor partido quienes apostaron por la cucharilla, pero tampoco fue una buena jornada. Lo mismo sucedió en el cauce del río Neira, uno de los más trucheros, donde la mayor parte de los pescadores se conformaron con pocos ejemplares.

Un futuro incierto a la espera de la lluvia y de las crecidas

A la vista del arranque de la campaña, los cañistas ven el futuro "con incertidumbre", según subrayó Javier Quintana, delegado de la Federación Galega de Pesca en Lugo. "Al registrarse una cifra baja de capturas siempre te queda la duda de si no hay truchas o si no se movieron por la situación metereológica. La esperanza es que si llega la lluvia a partir del lunes pueden cambiar las circunstancias, al crecer el caudal de los ríos", agregó. 

Quintana eligió este domingo el coto de Fórneas, en el curso alto del río Cabe, que llevaba cuatro años vedado, "pero no tuve suerte, como muchos aficionados que acudieron allí, pese a que llevaba cuatro años vedado", manifiesta. La escasez de capturas no afectó solo a la zona sur, apunta, "sino que es extrapolable a otros ríos de la provincia". 

La pesca no fue abundante, pero sí llamó la atención el gran número de pescadores que se dejaron ver por los ríos lucenses. De los cerca de diez mil federados que hay en Lugo, se calcula que más de la mitad participó en esta jornada de pesca, según Quintana. 

Uno de los aspectos positivos de la jornada para Javier Quintana fue la presencia de jovenes menores de 35 años, así como de algunos niños, en los cotos. "Esta circunstancia demuestra que hay relevo generacional, aunque sería conveniente organizar cursos gratuitos, dirigidos a los más jóvenes, y adoptar una serie de medidas que acerque a este deporte y al cuidado de la naturaleza y el medio ambiente a la juventud", manifestó el delegado de la federación. 

También recalcó Quintana el aumento de aficionados que optan por la modalidad de pesca sin muerte, a la que se dedican un mayor número de cotos. 

El calendario deportivo de pesca de río tiene otra fecha señalada para el 23 de abril, que es cuando se disputarán los campeonatos provinciales de salmónidos con mosca. El río elegido en Lugo es el Ulla, a su paso por Monterroso. Para el 7 de mayo están programado el provincial de salmónidos lance, que se desarrollará en el río Neira, en Baralla. 

La temporada iniciada este domingo con la trucha concluirá el día 31 de julio.

La Xunta creará un observatoiro de los ríos

La conselleira de Medio Ambiente, Beatriz Mato, expresó el apoyo de la Xunta al colectivo de los pescadores fluviales, que quedará refrendado con la puesta en marcha del Observatorio dos Ríos Galegos, del que se está redactando el borrador de decreto. En este ámbito, y con la colaboración de un grupo multidisciplinar, se realizarán planes directores para los distintos sistemas de explotación. También abogó por fomentar el relevo generacional en este deporte.

Relevo generacional

Mato recordó este domingo en Couto de Baio que, con carácter general, la talla mínima es de 19 centímetros y la cuota máxima de 10 truchas por pescador y día.

Comentarios

fotoLos comentarios enviados fuera del horario de moderación, serán aprobados al día siguiente.

Serán borrados los comentarios que contengan insultos y/o contenidos inadecuados. Para cualquier duda, consulta la guía de comentarios.