de actualidad
foto Fayçal Fajr
 
Votacion: 
No hay votos
Lugo 4

La ponencia de un médico testigo de Jehová divide al Hula

El hospital abrió en 2015 una consulta de ahorro de sangre

 La sesión clínica que impartirá este martes Javier Bárcenas, médico del servicio de información hospitalaria de los Testigos de Jehová, ha tenido una recepción muy desigual en el Hula. Mientras unos defienden el interés que tiene para muy distintos tipos de pacientes la cirugía con ahorro de sangre, que es el tema central de la conferencia, otros alertan de la incongruencia de que un centro público organice una conferencia que se oriente hacia una determinada creencia religiosa. En concreto, los Testigos de Jehová rechazan cualquier transfusión porque entienden que la Biblia lo prohíbe expresamente. 

Algunos médicos críticos llamaron, a través de correos electrónicos o grupos de Whatsapp, al resto de sus compañeros a no acudir y alertaron de lo que consideran más grave: que, como se trata de una sesión clínica, es de recomendada asistencia para los residentes que se están formando en el hospital. Creen que no se debiera dar cabida en ese tipo de actividades formativas a profesionales con un sesgo tan claro y del que temen que se dedique a hacer proselitismo. 

Consigue la información completa

Comentarios

fotoLos comentarios enviados fuera del horario de moderación, serán aprobados al día siguiente.

Serán borrados los comentarios que contengan insultos y/o contenidos inadecuados. Para cualquier duda, consulta la guía de comentarios.

imagen de usuario
castellano jueves 30 de marzo de 2017, 16:52
5

#4 No mezcles churras con merinas. Una conferencia en el HULA debe ser científica y para hablar de cirugía con ahorro de sangre existe gente más cualificada, incluso en el propio HULA. Y por cierto, me parecería igual de impresentable que una conferencia sobre maternidad responsable la diera el dueño de una clínica abortista.

imagen de usuario
ARM miércoles 29 de marzo de 2017, 12:51
4

Hay un movimiento, y en muchos casos propiciado por las instituciones sanitarias, de renovación y mejora de la calidad asistencial a través de la bioética. Sin embargo, a pesar de esta promoción, hay falta de materiales docentes y apoyo para formar al profesional de a pie. Hay profesionales que toman decisiones en acto reflejo, sin pasar por el proceso de evaluación de modo que apelan a su ojo clínico. Otros creen estar dotadas de olftato moral, consideran que saben la respuesta sin necesidad de deliberación. Las emociones radicalizan las posturas, aceptación o rechazo, y convierten los conflictos en dilemas, en cuestiones con solo dos salidas, que además son extremas y opuestas entre sí. El proceso para la toma de una decisión exige la escucha atenta, el esfuerzo por comprender la situación objeto de estudio, el análisis de los valores implicados, la argumentación racional sobre los cursos de acción posibles, la aclaración del marco legal, etc. Todo esto se sustenta, decía el profesor Diego Gracia en su libro de “Ética en la práctica clínica”, en el deseo y la meta de mejorar la calidad de la asistencia sanitaria y la satisfacción de los profesionales y usuarios del sistema de salud. Dicho esto, entonces ¿por qué se debe tratar de obstaculizar el medio de expresión de los usuarios? ¿por qué poner trabas a conocer los principios morales que mueven sus decisiones? El modelo ético de comportamiento que ha sustentado clásicamente la relación médico-paciente ha sido el del paternalismo. Pues procuraba bienintencionadamente el mayor bien posible al paciente, tal como el médico entendía en qué consistía dicho bien como profesional. Las sociedades occidentales se han ido liberando de la concepción paternalista y ha avanzado hacia concepciones más democráticas presidida por la idea del consentimiento libre e informado. Pero, ¿cómo puede un profesional sanitario respetar el principio de autonomía de un paciente si le impide expresarse? En fin, me parece un claro retroceso que una institución sanitaria pública como es el HULA que impida por miedo a que algunos médicos boicoteen a otro colega, Testigo de Jehová, una ponencia para exponer las motivaciones morales envueltas en sus decisiones como grupo, así como las alternativas a las trasfusiones de sangre y los avances tecnológicos a disposición de la clase médica para la sustitución de este tratamiento generalizado por chocar contra las ideas personales de este grupo de médicos que sustentan su decisión en su incapacidad de controlar los sentimientos de miedo y de angustia fruto de su inmadurez psicológica. La cuestión que me surge es si, ¿pondrían obstáculos a la ponencia de un médico proabortista o un médico evolucionista, ateo o agnóstico? – “Los que niegan la libertad a otros no la merecen para ellos mismos”-Abraham Lincoln.

imagen de usuario
forza lugo miércoles 29 de marzo de 2017, 11:25
3

Que pobreza de espiritu ¿Se mandaban washaps entre ellos? ¿En la formacio no entra la capacidad de discrepar? ¿Poder escuchar opiniones diferentes y tener una mente mas anierta? ¿A eso llaman hospital universitario? ¿De que siglo estamos hablando? Los Mires deberian tener capacidad de analizar y discernir pero solo deben tener la de responder mecanicamente un test. Queremos medicos formados no catequizados y abiertos a todas las creencias ¿Es un hospital solo para creyentes? Han perdido una oportunidad. Por cierto, cuanto mas sangre se ahorre en una intervencion seguramente esta mejor hecha

imagen de usuario
centrarse en lo importante miércoles 29 de marzo de 2017, 10:13
2

La cuestión no es si viene a hacer proselitismo, la verdadera cuestión que no resuelve en la noticia es que alguien del HULA le ha invitado, como alguien en la Diputación invita a Pamies o al que cura el cancer bebiendo lejía diluida. A mi los vendedores de crecepelo me dan igual, para una inteligencia media son perfectamente identificables. Lo que yo quiero saber es ¿quienes son los funcionarios que los traen? ¿Quienes son los que prostituyen el prestigio institucional de Diputación y Hospital para dar credibilidad a gente de esta calaña? Pero mucho me temo que me voy a quedar con las ganas. Porque no interesa, verdad?