PDF

Ver la portada de hoy

de actualidad
foto Usain Bolt
 
Votacion: 
5 (1 voto)
0

Un estudio de Rof Codina reinventó hace 100 años el bovino de raza rubia gallega

Apostó por la selección genética para impulsar una especie autóctona con gran capacidad para producir carne y leche de calidad

Ejemplares de raza rubia gallega. TOÑO PARGA (AEP)

Ejemplares de raza rubia gallega. TOÑO PARGA (AEP)

Para descubrir el secreto de la ganadería gallega hay que viajar a través del tiempo hasta el año 1917, cuando el veterinario Juan Rof Codina publicó una monografía sobre la raza bovina gallega, convirtiéndose en el primer investigador que analizaba, de forma científica, la rubia gallega.

Para realizar este estudio, Rof Codina recogía las mediciones que se efectuaban en los concursos de ganado y, a partir de ahí, propuso un patrón para mejorar la raza. "Con este patrón conseguiuse a raza rubia galega, unha raza propia do país, dirixida, nun primeiro momento, á produción cárnica e, xa nos anos 20, á especialización a nivel leiteiro", explica el doctor en Veterinaria Diego Conde Gómez. La Guerra Civil castigó al campo con años de hambre y pobreza, por lo que la raza rubia gallega se centró de nuevo en la producción cárnica, para atender las necesidades de la época. En la actualidad, cien años más tarde, la raza rubia es uno de los tesoros más preciados de la ganadería gallega. Esta carne autóctona ha conquistado los paladares en un gran número de países de todos los rincones del mundo, como Indonesia, Turquía o Brasil.

Introdujo en el campo gallego avances europeos y mejoras en sanidad animal

El Hospital Veterinario Universitario Rof Codina de Lugo debe su nombre al veterinario que revolucionó el campo gallego a principios del siglo XX. El prestigioso Rof Codina recorría las granjas gallegas para enseñarles a los ganaderos los últimos avances europeos. Les mostró la importancia de la higiene e inició proyectos de vacunación, aunque para ello tuvo que "vencer antes la fuerte desconfianza inicial del campesinado gallego ante aquel 'forastero' ", explica el doctor en Historia, David Jorge.

Rof Codina propuso quemar los cuerpos de las vacas enfermas, en lugar de enterrarlos. De esta forma, puso fin a lo que los campesinos gallegos consideraban "maldición". El veterinario tenía claro que la ciencia podía mejorar la raza gallega. "Era hombre de cosas concretas, no de ideales lejanos. Lo más inmediato era mejorar lo que es la clave de la vida de Galicia, que es la ganadería", recordaba su hijo, Juan Rof Carballo.

Su vida se desarrolló en un contexto social complejo, al tener que lidiar con las dos dictaduras del siglo XX. "El pensamiento libre no causaba simpatía entre los golpistas", sostiene el historiador, a lo que añade: "Rof Codina llevaba un periódico diferente escondido bajo cada brazo".

Además de su labor agraria, se le atribuye el mérito de evitar el derribo de la muralla de Lugo. En los años 20, se barajó esa posibilidad para favorecer el crecimiento de la ciudad y emplear la piedra de la muralla en otros lugares, como los puertos de A Coruña y Ferrol. Rof Codina no estaba de acuerdo y, para disuadir a los promotores de esa idea, hizo un cálculo de los carros que serían necesarios para realizar la operación y el espacio preciso, por lo que la idea se descartó.

Consigue la información completa

Comentarios

fotoLos comentarios enviados fuera del horario de moderación, serán aprobados al día siguiente.

Serán borrados los comentarios que contengan insultos y/o contenidos inadecuados. Para cualquier duda, consulta la guía de comentarios.