El Progreso

Galiciae

Aparece en el Club de Golf de Lugo una especie de medusa originaria de China


Etiquetas: biología, naturaleza, fauna, medusa, Lugo, curiosidades

Mar M. Louzao / El Progreso (Lugo).

¿Cómo puede llegar una medusa desde China a Santa Marta de Fixós, en Lugo? Aunque no se ha podido trazar su ruta, lo cierto es que un caluroso día del pasado verano unos gelatinosos individuos de la especie 'Craspedacusta sowerbyi', de origen asiático, aparecieron en el pequeño lago que se forma en los terrenos del Club de Golf de Lugo, que se nutre de las aguas del río Dorna. 

"Eran más bien medusitas", señaló el presidente del club de golf, Victoriano de Azcárraga en referencia al tamaño de los organismos. La presencia de estos seres —que se asocian a las aguas marinas, aunque hay especies de agua dulce— llamó la atención de los usuarios del club, así que alguien dio aviso a investigadores del campus para conocer el origen y el alcance del hallazgo.

El profesor del departamento de Farmacoloxía en la facultad de Veterinaria y miembro del consejo científico del Instituto de Acuicultura de la Universidad de Santiago Luis Botana se hizo cargo de las medusas, ya que las líneas de investigación que desarrolla su grupo se centran en las toxinas marinas. Su interés era criarlas en el laboratorio para comprobar su toxicidad, explicó el docente universitario.

"No logramos cultivarlas y no llegamos a saber sin eran tóxicas", indicó Botana, que señala que estos seres se alimentan de microorganismos minúsculos presentes en el agua y probablemente "se murieron de hambre". En el lago apenas sobrevivieron unos días, pues en cuanto las temperaturas descendieron ligeramente desaparecieron de las aguas. Al parecer, las condiciones no eran aptas para su supervivencia.

La aparición de las medusas no pasa de ser un caso anecdótico, indica Botana, que apunta que no llegaron a investigar en profundidad esta misteriosa aparición, pero sí identificaron los seres como miembros de la especie 'Craspedacusta sowerbyi', cuyo origen lo sitúan en el mayor río de China, el Yangtse. No es la primera vez que aparecen en España.

Luis Botana cree que la travesía que terminó en el lago de Fixós puedo haber comenzado en el acuario de algún aficionado a estos seres marinos. "Si cuando lo limpia, por ejemplo, tira el agua por el váter, es fácil que lleguen a la red de sumideros y que puedan acabar en el río. Si allí encuentran las condiciones necesarias para sobrevivir, la especie tiene posibilidades de prosperar", apunta Botana. Sin embargo, no fue el caso de las pequeñas medusas, que fueron flor de un día.

Otros avistamientos
No es ésta la primera vez que individuos de la especie 'Craspedacusta sowerbyi' han aparecido en España. El primer 'avistamiento' fue en un embalse de Mérida en octubre de 2004. Los primeros especímenes en Europa se hallaron en Londres en 1880 y se cree que llegó con plantas acuáticas ornamentales. 

Prefiere las aguas calmas y su aparición es impredecible
La 'Craspedacusta sowerbyi' tiene una presencia relevante en Estados Unidos. Sin embargo, su presencia en las masas de agua es difícil de predecir pues pueden aparecer en grandes densidades un año, no aparecer el próximo, y regresar varios años posteriores.

La colonia aparecida en Lugo fue efímera y poco nutrida, pero la superpoblación de esta especie en una zona puede disminuir el nivel de oxígeno en el agua y afectar a otros organismos.

Hasta el momento se ha encontrado fundamentalmente en aguas calmas: lagos de agua dulce, depósitos, embalses, canales de riego, charcas de algas y también ríos.

23/10/2009