El Seprona advierte de que 7 de cada 10 granjas de Lugo carecen de licencia


Etiquetas: Seprona, granjas, Lugo, licencia

07/01/2011 - Froilán Varela / El Progreso (Lugo)

El Servicio de Protección da Natureza (Seprona) de la Guardia Civil efectuó el año pasado 369 inspecciones en explotaciones ganaderas en la provincia de Lugo. Esos controles pusieron de manifiesto que siete de cada diez granjas lucenses carecen de licencia de actividad.

De las 369 explotaciones supervisadas sólo seis tienen permiso definitivo, mientras que el resto poseen uno temporal o se halla en trámite. Estos datos evidencian, a juicio del Seprona, un vacío legal en la gestión de purines y residuos en las explotaciones, con el consiguiente riesgo de contaminación de acuíferos y del medio ambiente.

Este asunto preocupa al fiscal superior de Galicia, Carlos Varela García, que encargó al Seprona el informe sobre amenazas y posibles soluciones al problema.

Ese estudio revela que de las 369 explotaciones bovinas inspeccionadas por el Seprona en 2010 en Lugo, 17 (5%) presentaron un riesgo potencial de contaminación de acuíferos. Las 352 restantes no representan peligro, si bien es cierto que basta «una sola para contaminar una masa de agua», según indica el teniente Carlos Bandín, autor del volumen, editado por la Fundación Caixa Galicia.

El Seprona también constata que es frecuente la proximidad de las balsas de purín en las explotaciones a los pozos, lo que supone una amenaza.

La ‘Policía Verde’ de la Guardia Civil apunta que 22 explotaciones de las inspeccionadas carecían de lugar de almacenamiento de purines, mientras que las 347 restantes sí lo poseían, predominando los hechos con cemento. La mayoría de los tanques existentes en esas granjas son de gran capacidad, de unos 35.000 litros, «lo que responde a parámetros de almacenamiento idóneos, pero por otro lado, podría aumentar el riesgo», comenta el teniente Bandín.

El Seprona recomienda que el agua de lavado de las explotaciones no sea canalizada al tanque de purines, pues aumentaría sustancialmente los residuos de la explotación y, por tanto, el peligro de contaminación por una mala gestión.

De las explotaciones inspeccionadas, 308 de las 369 carecen de sistema para evitar un vertido accidental de purines,

El estudio del Seprona también refleja los municipios de Lugo donde existe una alta concentración de nitratos, procedentes de estiércol y purines. El peligro lo establece cuando se supera la media de 210 kilogramos de nitrógeno por hectárea y año en relación con la superficie agraria útil.

Rábade

En este sentido, Rábade duplica los niveles permitidos con 538 kilos de nitrógeno por hectárea, debidos a explotaciones de porcino. En la provincia tasas altas, aunque no superan la media, se encuentran en Triacastela, Riotorto, Muras, Láncara y Sarria. En todos esos casos se debe a carga ganadera por reses bovinas.

 

 

 

Toxicidad: Los vertidos causan daños irreparables en el ecosistema

  • El informe del Seprona revela que los vertidos de purines a los cauces fluviales no sólo producen la mortandad puntual de especies, sino que provoca daños irreparables en el ecosistema.

Marco legal

  • La Guardia Civil y la Fiscalía Superior de Galicia trabajan en dotar de un marco legal todo lo que afecta a la gestión de residuos en explotaciones de Galicia.
4'0 (4 votos)

valorar_registrado


Acceder Crear usuario

valorar_propios



valorar_valorado