Las carreteras locales de Lugo se lavan la cara


Etiquetas: obras, reparación, carreteras, Diputación de Lugo

27/02/2011 - J. Rivera / El Progreso (Lugo)

LA LABOR de reparación de carreteras provinciales ejecutada por la Diputación no sólo mejora la seguridad vial, sino que agiliza el arreglo de tramos afectados por los temporales. Así lo resalta Óscar Lis, vecino de la parroquia de Friolfe, en Paradela, que expresa su satisfacción por el rápido acondicionamiento del puente de su parroquia, que presentaba serios daños. «Co temporal, baixou moita auga polo río e derrubou un pretil da ponte, pero a empresa de conservación de estradas amañou o problema con rapidez. Botaron cemento e puxeron unha valla quitamedos», comenta. Antes los coches pasaban con dificultades, «pois trátase dunha ponte estreita e había certo risco, pero agora fanno con total seguridade», agrega este paradelense.

Pilar Vázquez, vecina del barrio de Castrelo, también en Paradela, comparte la opinión de Óscar Lis. «Facía moita falta que nos amañarán a estrada de acceso á zona onde vivimos. Era unha necesidade urxente e o rebacheo quedou moi ben», explica. Antes, según cuenta Pilar, «daba pena meter o coche pola estrada, pero agora gañamos en tempo de desprazamento e seguridade».

La importante inversión efectuada por el ente supramunicipal en la red viaria, por valor de 17 millones de euros, pone en el mercado una importante carga de trabajo para las pequeñas y medianas empresas. «Este labor de conservación constitué unha oportunidade de emprego», resaltó uno de los vecinos consultados. La empresa Taboada y Ramos, adjudicataria de las obras de conservación de carreteras en los municipios de las zonas tres y cuatro, de las ocho en que se divide la provincia, da empleo a 45 personas en estos tiempos de crisis.

Este compromiso de la Diputación por mejorar las comunicaciones y acercar los territorios supone un balón de oxígeno y contribuye a dinamizar la economía de los pueblos. En el caso de las zonas tres y cuatro, la Diputación de Lugo otorgó la conservación de 1.348 kilómetros de la red viaria a Taboada y Ramos en 5,4 millones de euros.

La zona cuatro abarca once municipios de A Terra Chá, la zona centro y las comarcas de Sarria y A Ulloa. Las obras programadas benefician a 47.000 vecinos de los ayuntamientos de Guitiriz, Begonte, Friol, Guntín, Palas de Rei, Antas de Ulla, Monterroso, Portomarín, O Páramo, Sarria y Paradela.

Actuaciones

Los trabajos más destacados en la zona cuatro consistieron en la limpieza de más de treinta kilómetros de cunetas en una veintena de carreteras. Además se aplicaron más de 400 toneladas de aglomerado en caliente en los viales LU-2305, que va de Parga a Pena Moscoso, y en la LU-2101, de Friol a Parga, a su paso por el municipio de Guitiriz. En el término friolense se arreglaron la carretera provincial 2113, que va a Miraz, y la LU-2901, que une la LU-232 con Vilamaior de Negral, por O Burgo.

En las labores de rebacheo en los distintos ayuntamientos de esta demarcación se emplearon más de 500 toneladas de aglomerado en frío. Otro importante trabajo fue la atención a las incidencias de los temporales de nieve y lluvia registradas durante el invierno en todos los municipios, así como las producidas en accidentes y desprendimientos.

Para la ejecución de estas labores, la empresa adjudicataria movilizó un dispositivo formado por una veintena de vehículos y máquinas, como motoniveladoras, palas mixtas, caminones y compactadores. También se utilizaron máquinas quitanieves, vehículos todoterreno con cuña y varias furgonetas de carretera.

Entre las actuaciones que se llevarán a cabo de modo inmediato figuran la continuidad de la campaña de bacheo en carreteras, limpieza de cunetas y extensión de aglomerado en caliente en la red viaria provincial de Portomarín. Otro trabajo ya programado es la campaña de reposición y mejora de la señalización y el balizamiento en la carretera LU-2108, que une San Paio de Narla con Corno de Boi, en el ayuntamiento de Friol. En este término municipal se harán labores de limpieza de cunetas.

La Diputación reestructuró el departamento de conservación de carreteras con el fin de reducir costes. Para ello se procedió a la reducción del número de demarcaciones existentes de trece a ocho, lo que permitió a su vez reducir el número de empresas adjudicatarias de esta labor.

De forma paralela se produjo un abaratamiento en los costes, ya que una misma firma se encarga en la actualidad de un mayor número de municipios. Además, los vecinos de la provincia disfrutan de una atención más eficaz, ya que el servicio está más centralizado.

Los programas de conservación de carreteras tienen carácter bianual y su adjudicación permite aumentar el volumen de obra pública y mejorar la infraestructura de la red viaria provincial.

4'0 (4 votos)

valorar_registrado


Acceder Crear usuario

valorar_propios



valorar_valorado




Fotos

Bacheo de una carretera en Monterroso. AEP
Bacheo de una carretera en Monterroso. AEP
Vecinos de O Páramo observan una carretera que se restaurará. AEP
Vecinos de O Páramo observan una carretera que se restaurará. AEP