Recuerdos de la revolución nuclear


Etiquetas: Xove, nuclear, reportaje

27/03/2011 - Iago Casal / El Progreso (Xove)

El incidente registrado en la central nuclear de Fukushima, en Japón, ha devuelto a la actualidad una antigua lucha que tuvo lugar en Xove hace ya casi 35 años. En 1973 Fenosa anunciaba su intención de poner en marcha una central nuclear en Regodela, dentro del municipio xovense.

Tras unos primeros momentos de incertidumbre, debido a que se desconocían los peligros de la energía nuclear, la población se mostró favorable a la instalación de la central, aunque poco a poco los movimientos sociales y partidos que fueron surgiendo tras la muerte de Franco se posicionaron en contra después, eso sí, de un arduo debate.

El 10 de abril de 1977 se llevó a cabo la primera gran protesta contra la central nuclear xovense. Partiendo de Viveiro se juntaron más de 5.000 manifestantes procedentes de toda Galicia en una época en la que las comunicaciones con la comarca mariñana resultaban difíciles, así como la propia convocatoria de la campaña ya resultó complicada de por sí, teniendo una especial importancia el boca a boca. Agrupaciones como Sindicato Labrego Galego (SLG) y ANGP (Asamblea Popular Nacional Galega) encabezaron las protestas y a ellos se unieron otras formaciones, como el Partido Socialista Galego (PSG). Cabe señalar que un día antes de la protesta se produjo la legalización del Partido Comunista (PC) que irrumpió con fuerza en la manifestación, tanto que mantuvo un enfrentamiento con el resto de formaciones al intentar ser la cabeza visible de las protestas.

Esa primera manifestación, sin embargo, no impidió que Fenosa siguiese adelante con su proyecto, que contemplaba la creación de una planta con cuatro generadores de 900 megawatios cada uno que emplearían uranio enriquecido, aunque por contra tan solo iba a ofrecer 200 puestos de trabajo tras una estimación de inversión de 100.000 millones de pesetas. La protesta del 77 sirvió para levantar ampollas entre la población respecto a la energía nuclear, ya que cada vez se fueron estableciendo más debates sobre los pros y contras de este tipo de centrales, destacando la labor de la asociación Sementeira de Viveiro, que puso en marcha una reunión informativa donde se desmontaron todas las teorías de los partidarios de la central. Esa reunión, junto con la labor de información realizada por el colectivo en el entorno rural de Xove, sirvió para que el movimiento adquiriese más fuerza.

En 1979 se produjo una segunda protesta que ya fue definitiva, reuniendo a más de 10.000 personas. Fenosa dio marcha atrás a un proyecto polémico parado por la unidad mariñana.


 

PENCHA SANTAMARINAS, trabajadora en el servicio de extensión agraria:
"A través do meu traballo puiden informar á xente labrega''

Sin lugar a dudas una de las piezas clave para que la central nuclear no llegara nunca a instalarse en Xove fue Pencha Santamarinas, una mujer que encabezó las voces opositoras gracias al conocimiento que tenía del mundo rural del municipio como consecuencia de su trabajo en el servizo de extensión agraria. «Eu daquela tiña uns 30 anos e non é que eu encabezara as protestas, senón que era a parte máis visible dun grupo de xente que estabamos en contra de que se colocase a central nuclear en Xove», indicó Santamarinas.

Esta santiaguesa estaba por aquel entonces completamente involucrada dentro de la vida social de la comarca, ya que formaba parte de la directiva de la asociación cultural Sementeira. «Empezamos a movilizarnos a través do colectivo, e como a xente do rural me coñecía ben polo meu traballo o que fixemos foi ir organizando charlas informativas para os labregos, xa que para eles eu tiña certo prestixio ou dáballes confianza. Doutro xeito sería moi difícil facer convocatorias, facía falla ter moita xente detrás», explicó.

Pencha Santamarinas coincidió también en señalar que cuando saltó la noticia de la central nuclear había muy poca información al respecto. «Existía bastante descoñecemento sobre os perigos da enerxía nuclear, por iso era moi importante que a xente de Xove soupese toda a realidade», indicó.

Otra pieza fundamental en el movimiento opositor fue Pedro Costa, un ingeniero que se «puxo en contacto co alcalde explicándolle o perigoso que era instalar unha central nuclear e ofrecéndolle datos e estudos. O alcalde falou despois comigo para organizar charlas para os veciños nas que estivo o propio enxeñeiro», señaló Santamarinas.

Una vez ya se había iniciado el movimiento opositor, uno de los momentos clave estuvo en las mesas redondas organizadas por Sementeira. «Fixéramos dúas charlas informativas. A primeira estaba formada por xente importante que estaba en contra da central, como Beiras ou Camilo Nogueira. Esa fíxose para informar á xente e logo puxemos en marcha unha segunda na que xa estiveran presentes representantes de Fenosa. Alí, ante máis de 2.000 persoas, gañamos claramente o debate e penso que foi un punto importante para que ó final non houbese central en Xove», indicó.

Respecto a las dos grandes protestas, Pencha Santamarinas las recuerda como «un éxito impresionante, feito en pleno franquismo. Daquela non era habitual ese tipo de movilizacións, polo que foi toda unha satisfacción. Todas estas cousas xuntas foron as que impediron que houbera central porque daquela nin siquera ó alcalde o podía impedir», concluyó.

 

CARLOS NUEVO, cronista oficial de Viveiro:
"O descoñecemento do tema era grande, sobre todo no mundo rural"

Una de las personas que vivió las dos manifestaciones en primera fila fue Carlos Nuevo Cal, cronista oficial de Viveiro, que por aquel entonces afrontaba la mayoría de edad de forma decidida, protestando contra la instalación de una central nuclear que hoy podría haber supuesto un peligro para Xove. «Eu tería sobre 18 anos e tiña unha certa conciencia política grazas ó meu curmán e tamén a miña familia. Era o final do franquismo e nos seus últimos coletazos tratou de levar a cabo unha política nuclear como fixeran outros países para a obtención da enerxía eléctrica», señaló Nuevo.

La voz cantante en las protestas corrió a cargo de los grupos galleguistas, que arastraban muchas quejas procedentes del aprovechamiento de la energía eléctrica que producía Galicia a través de los saltos de agua o de factorías como la de As Pontes. «Expropiáranse moitas terras do ámbito rural para a obtención de enerxía e sen embargo os beneficios non ían a parar a Galicia. Cando empezou o da central Fenosa vendeu o proxecto moi ben, cunha boa propaganda que parecía sinalar que se trataba dun gran avance», indicó Nuevo.

Las primeras voces opositoras, sin embargo, no partieron de los propios vecinos de Xove, sino de asociaciones y grupos ecologistas de toda Galicia. Los partidos políticos, además, no estaban unidos en contra de la energía nuclear. «A primeira resposta non foi negativa porque países como a URSS xa empregaban este tipo de enerxía, o que daba confianza a certos grupos. Realmente o movemento ecoloxista foi moi importante, sobre todo durante a súa campaña de información á xente da comarca», explicó el cronista oficial de Viveiro.

Las manifestaciones del 77 y el 79 fueron sin duda un hecho extraordinario porque la sociedad no estaba acostumbrada a realizar protestas multitudinarias. «Recordo que houbera un gran traballo detrás, xa que se fixeran moitos carteis e logotipos contrarios a central nuclear. Había artistas que participaran elaborando murais. O certo é que todo o mundo estaba involucrado e quería participar, non só xente de Xove ou Viveiro, senón de toda Galicia», concluyó Carlos Nuevo Cal.

JESÚS GONZÁLEZ, ex alcalde de Xove:
"Por aquel entonces non se sabía dos perigos desta forma de obter enerxía"

 

Todo un símbolo de lo que fue esta lucha contra la central nuclear fue la figura del ex regidor xovense Jesús López, quien dirigía el Concello por aquel entonces. «Ó principio, como non sabíamos como ía a historia, pois pareceunos ben o da central nuclear, xa que era algo que en principio ía traer riqueza para o concello nun momento non que existía un gran proceso de industrialización en España», indicó el ex regidor.

López no aceptó la propuesta de Fenosa tras recibirla, sino que se informó previamente. «Eu visitei varias localidades onde xa levaban funcionando as centrais nucleares, como foi o caso de Garoña. Alí eu falei co seu alcalde e dixérame que na localidade estaban encantados, xa que a central significaba traballo e cartos. Todo isto facía que de primeiras eu pensase que o da central podía vir moi ben a Xove», explicó el antiguo alcalde.

Fue a raíz de la campaña impulsada por sindicatos, grupos políticos y ecologistas cuando empezó a conocerse la realidad del proyecto. «Despois dun tempo xa nos fomos informando, sobre todo a raíz dos ecoloxistas, que nos dixeron todo o contrario sobre a central, que era moi mala e que ía contaminar moito, ademais doutros riscos. Por aquel entón comezou tamén o movemento veciñal e logo xa se meteron os partidos. Os técnicos e diferentes especialistas foron dicindo que non o proxecto e cando Fenosa pediu a licenza de obra eu díxen que non tamén», explicó Jesús López.

Para el ex alcalde era una prioridad buscar una importante fuente de ingresos para el concello, dedicado fundamentalmente a la pesca y la agricultura, pero tenía claro que no iba a ser a través de la energía nuclear. «Cando se paralizou todo realmente foi un alivio, xa que ademais Fenosa prometera moi poucos postos de traballo e tampouco se vía que a central fose a beneficiar os veciños. Logo foi cando chegou Alcoa, que tamén se montaran unhas protestas tremendas, pero ó non ser o mesmo caso se aceptou a súa proposta porque era moi importante para o futuro de Xove», aclaró.

Uno de los últimos estudios situaba una falla justo por debajo de donde se iba a instalar la central. «O perigo era real e moi grande porque era una zona sísmica como a de Xapón», concluyó López.

5'0 (5 votos)

valorar_registrado


Acceder Crear usuario

valorar_propios



valorar_valorado



¿Comentas?

comentarios_interesa guía de comentarios.


Acceder Crear usuario

co_explica





captcha

Cambiar por outro


co_pouco_html
co_etiquetas_html